Hans Braumüller

PINTO CICLOS DE IMAGENES, QUE CONSTRUYO EN VARIOS NIVELES, REALIDADES QUE SE FILTRAN UNAS A OTRAS, MUNDOS PARALELOS, FRAGMENTOS, COLORES, FIGURAS, SIGNOS, VACIOS, COLLAGES.
EXPRESO LA NATURALEZA COMO SIMBOLO DE NUESTRO ORIGEN Y EL SER HUMANO PERDIDO EN SU HISTORIA Y PROGRESO. MI INTERES EN EL ARTE, ES UNA PREOCUPACION SOBRE NUESTRA UNIDAD COMO ESPECIE, QUE VIVE EN ESTE PLANETA, DENTRO DE UN UNIVERSO.
LO QUE SUCEDE EN EL MUNDO ES PARTE DE MI EXISTENCIA. LO ADENTRO ESTA AFUERA Y LO AFUERA ADENTRO. NO SOY PINTOR, SINO UN ARTISTA QUE PINTA PARA RESCATAR LO HUMANO. DARSE CUENTA Y TRANSCENDER LA VIDA COTIDIANA. PINTO LO QUE NO SE, LO DESCONOCIDO.
EL ARTE ME DA FUERZA. LO USO PARA VIAJAR Y CONOCER, PARA SENTIR Y HACER POESIA. ES UN ESPACIO DE LIBERTAD, ES MI ESCUDO Y MI ESPADA, ES LO UNICO QUE TENGO. ME TRANSPORTA A LUGARES DE MI ALMA. CAMINADO DESCUBRO, Y LAS HUELLAS QUE DEJO SON MIS OBRAS.
ES UN TRABAJO QUE INVOLUCRA TODOS LOS ASPECTOS DE NUESTRA VIDA, PARA CONTRIBUIR Y PARTICIPAR EN UNA CULTURA DE LA SUMA.
EN ESE PROCESO CREATIVO SON DE VITAL IMPORTANCIA LA COMUNICACION Y LA COOPERACION CON OTROS ARTISTAS. EXPERIMENTO COLECTIVAMENTE EL ARTE, SOY PARTE DE UN MOVIMIENTO, PARA LUEGO VOLVER AL TALLER Y ESTAR CONMIGO MISMO.
santiago de chile, marzo 1994
 

Rony Gulle

Concepto Guacho refleja el sentimiento de dos pintores que, sin tener raíces exactas, en un slo lugar del planeta, tratan de encontrar en opuestos tan fuertes como las culturas primitivas americanas y la cultura occidental una relación. Esta se da al interior de nosotros, como una mezcla de factores de ambas culturas.
Nuestra pintura es guacha, porque no tiene origen determinado, es la fusión consciente-inconsciente de la informacion, del paisaje, de los mitos, del ruido, la violencia, la polución y el reciclaje. Este mestizaje se vuelve espontáneo en nuestro trabajo, tan natural como el proceso de corrosión del cuerpo, que nos vuelve al principio, a la tierra, como una suerte de signo de la existencía. Todo subsiste como un misterio, más fuerte que las explicaciones que podamos dar. La reiteración del mito del retorno, la búsqueda del paraíso perdido de Axtlán, son fragmentos de nuestra memoria colectiva, que subyacen en nosotros, como rastros de aquello que nos falta. En mi caso ha sido íntimamente necesario, unir estos fragmentos para sumar diferencias a mi vida como un aspecto positivo. En este sentido, en algunos de los trabajos, se retoma el ancestral culto a los muertos para invertir el significado trágico de la muerte en la cultura occidental. Para mi la muerte es la culminación de un devenir natural y oscuro, que transforma las cosas y las personas, al menos físicamente, en otra forma de vida.
La palabra quacho se usa para designar peyorativamente a los que no tienen padre, a los que carecen de origen. Hemos querido ampliar el sentido de esta palabra, para darle una connotación poética a la condición transcultural de nuestro trabajo.
santiago de chile, marzo 1994

home